Translate - Traductor

martes, 30 de abril de 2013

Comentando la noticia: SAN EVO ATACA NUEVAMENTE


 



- Enviada por mailing a mis contacto, el 30 de abril de 2013 (10.457)
- Publicado en CNN Ireport
- Publicado en la web ernetojustiniano.org
- Publicado en la web info-bolivia.com
- Publicado en la web icees.org.bo
- Publicado en Radioiyambae
- Publicado en notibol.com
- Publicado en elsistema.info
- Fue leído en el Programa Radial Santa Cruz en Marcha, de Bismarck Kreidler Flores. El programa radial Santa Cruz en Marcha se difunde semanalmente en: Radio Oriental FM 96.3 y AM 1200 e Iyambae.com los sábados y domingos de 7 a 9 de la mañana. Radio Marítima FM 99.9 los sábados de 10 a 12 de la mañana. Radio Clássica FM 107.1 los domingos de 6 a 8 de la mañana. Radio Universitaria FM 87.9 los domingos de 6 a 8 de la mañana y en las 15 provincias de Santa Cruz.

() Noticia: Iglesia lamenta que Evo acuse a obispos (Los tiempos 28-04-13).- La Iglesia Católica rechazó ayer las acusaciones “sin fundamento” del presidente Evo Morales que sindicó el jueves a “algunos obispos” de tener responsabilidad en la serie de robos perpetrados en varios templos en los últimos meses.

() Comentario: Es admirable la capacidad de odio que tiene el Presidente Morales. Su estilo pica pleito no tiene límites. Siempre tiene alguien a quien atacar, y cuando no tiene a nadie, se lo inventa. Parece que se nutre en ese proceso de la energía negativa, que es el motor de su vida.
 
Que desventura la nuestra, tener un Presidente así. Son siete años de conflictos sin fin. Tiene un País sumido en el odio, la revancha, la violencia y la confrontación permanente. Raramente tiene una palabra amable. Estoy seguro que un importante segmento de Bolivia ya está podrido con esto. Yo soy uno de ellos.

Se pelea con Alan Garcia, con Álvaro Uribe, con el Rey Juan Carlos de Borbón, con Sebastián Piñera. Se pelea con los gringos, con los colombianos, con los brasileros, con los israelitas, con los chilenos, con los europeos. Se pelea con Pando, con Sucre, con Santa Cruz, con Beni, con Oruro y con Potosí. Se pelea Con Gonzalo Sanchez de Lozada, con Carlos Mesa, Con Eduardo Rodríguez Veltzé, con Tuto Quiroga y con Jaime Paz. Se pelea con Ruben Costas, con Manfred Reyes Villa, con Juan del Granado, Luis Revilla. Se pelea con los indígenas del Tipnis y con Conamaq; que lo llevaron al poder. Se pelea con los periodistas, con los médicos, con los constructores, con los banqueros, con los agricultores, con los maestros, con la COB. Y aquí la paro, porque se me está acabado el espacio. Con el único que no se pelea es con Mefistófeles.

Su Excelencia es un pleitista empedernido, y para acabarla de amolar el entorno palaciego lo secunda alborozado. Terroristas jubilados, cocaleros, nostálgicos comunistas, chavistas del siglo XXI, bartolinas e interculturales, forman la corte celestial de San Evo. Son gente de sólidos principios morales, llenos de amor en el corazón y una vida intachable.

Su reiterado ataque a la iglesia esta vez llego muy lejos. Achacar de robo a los Obispos es una villanía, que ofende a la iglesia y al pueblo boliviano, mayoritariamente católico.

Se olvida que la iglesia lo apoyo cuando él no era nadie. Hoy que ya no los necesita, o por lo menos eso cree, los ataca donde puede, con o sin razón. Criaron cuervos, de la mano del cura  Mauricio Bacardit.

La iglesia es un permanente recordatorio de los “incómodos” valores morales del cristianismo. La iglesia es valiente no se calla ante las injusticias; la de ayer y la de hoy. La moral cristiana no cuadra con su proyecto totalitario, que no respeta los derechos humanos, la democracia, ni la propia naturaleza.

No me cansaré de repetir: Necesitamos una nueva clase política meritocrática, ilustrada y de alma buena, que sea amada y respetada por su pueblo. Ya basta de Melgarejos, Gonis y Evos, gobernando Bolivia.


- Si esta columna te gusta, reenvía a tu facebook, twitter, otra red social o grupo de amigos.



1 comentario:

marko arroyo mendoza dijo...

felicidades buen articulo, pero una pena realmente por q es la verdad